August 9, 2016

July 6, 2016

June 27, 2016

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

Dime que piensas y te diré cómo eres

November 15, 2017

Hoy escuché una frase que me encantó por la profundidad que tiene: "Si no puedes pensar sobre algo o alguien con sabiduría, mejor no pienses en eso"  GS.

 

Yo le añadiría pensar y hablar, y bien,  qué vendría siendo hacerlo con sabiduría?  Para mi tiene que ver con generar un pensamiento hacia alguna situación o persona que esté libre de culpa, libre de creencias que limiten, es decir pensar y decir cosas que no aporten nada valioso y que por el contrario generen sentimientos de rabia, frustración, miedo o angustia.

 

Cuántas veces nos quedamos enganchados en una conversación sabiendo que no está bien criticar o juzgar, pero esa sensación de ser escuchados, de ser aplaudidos por los que están sintiendo lo mismo nos gana? y si, es una sensación de triunfo pero falsa, porque aunque en el momento sientes que te desahogaste, que cumpliste con soltar y decir todo lo que tenías que decir y sentiste que otra persona también validaba tu apreciación; basta con terminar la conversación o parar un momento para saber que hay una vocecita dentro de ti que e está diciendo: Para! ya basta!  si has sentido eso, tal vez es momento de aplicar la frase de la que hablé al principio.

 

Hacer consciencia de nuestras palabras y pensamientos nos regala el poder de mirarnos a nosotros mismos sin máscaras y aunque a veces no es fácil, si es más placentero que ver pasar los días ciegos ante nuestros propios actos.

 

Te ha pasado que quieres decir algo contra alguien y justo te interrumpen? o algo pasa y tu insistes e insistes hasta que lo logras?  Tal vez, esta interrupción no fue más que una campanita de alerta para regalarte unos segundos antes de... solo que a veces nos puede más la necesidad de hablar, de sentir que tenemos razón y entonces es ahí cuando empezamos a generar escenarios de no sabiduría en nuestra vida que tal vez habríamos podido evitar.

 

Así que atentos a nuestros pensamientos, ellos están diciendo más de nosotros mismos de lo que creemos.

 

¡Que tus pensamientos permitan que tu vida florezca!

 

 

Gracias por Leer,

 

AG 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter